Compartir esta nota:

Twitter Facebook Correo

Líquido llega dos veces a la semana durante dos horas

Siuna rodeada de ríos... pero sin agua

Por Gilberto Ariel Artola | País

El municipio de Siuna, Región Autónoma Atlántico Norte, RAAN, está rodeado por los ríos Wani, Yahoya y otros caudalosos, pero irónicamente la población es castigada por una desesperante escasez de agua para el consumo humano.


Sandra Ráudez es una de las tantas afectadas por el deficiente servicio de agua potable, y se ve obligada a madrugar cada dos días para lograr un cupo en un lavadero público, y así poder lavar la ropa de sus tres hijos.


Acarreando agua



Al regreso, la mujer camina unos 20 minutos desde el pozo público hasta su hogar, cargando un saco con la ropa mojada, más un balde de agua para el aseo de la casa.


“Imagínese, todo el tiempo que estoy aquí lo podría ocupar para hacer el desayuno (de los niños), nosotros queremos que nos pongan el agua; estamos dispuestos a pagar el servicio”, expone desesperada, porque al mes debe garantizar C$1,200 para comprar agua envasada.


La casa de Ráudez es parte del 19% de 2,861 viviendas que, pese a encontrarse dentro del área de cobertura identificada mediante un censo por la Empresa de Agua Potable, Emapsa, manejada por la comuna, no cuentan con la necesaria conexión.


Agua dos días por dos horas


Eso no significa que las 2,163 viviendas --correspondientes al 81%-- que sí tienen conexión a la red, gozan del servicio de agua.


En la práctica, solo el 61.6% recibe el líquido dos veces por semana y durante apenas dos horas, reconoce Diana Reyes, gerente de la empresa administradora del agua potable en este municipio.


La funcionaria precisa que los barrios con más dificultad son: “Gaspar García”, “Marco Antonio Somarriba”, “Jorge Navarro” y Olivero, donde solo las viviendas asentadas a orillas de la carretera tienen conexión.


El censo de Emapsa únicamente toma en cuenta las viviendas que podrían ser conectadas a la red de agua potable, obviando a unos 1,139 hogares que completan las 4,000 viviendas que integran la zona urbana de Siuna, donde habitan más de 20,000 personas.


 


Empresa con déficit


El proyecto iniciado hace varios años, con una inversión superior a los C$26 millones, funciona con energía eléctrica, bombeando el agua desde el río Uly, ubicado a 7 km de la ciudad, hacia los tanques de almacenamiento ubicados en el cerro Coyol.


Según funcionarios, esa operación hace insostenible el servicio, ya que los gastos de operación superan la recaudación mensual.


Como ejemplo, refieren que durante enero la empresa acumuló una factura en gastos de operación por C$358,230.47, pero solo logró recaudar C$201,246.85.


Significa que el 43.82% de los gastos deben ser subsidiados por la comuna, y eso equivale a C$156,983.62.


Según la información de Emapsa, el 90% de la población que recibe el servicio tiene sus pagos al día, aunque hacen la salvedad que algunos tienen arreglos de pago.


Entre las pérdidas de la empresa también resalta un 40% de fugas, porque la “infraestructura instalada para el bombeo del agua no tiene capacidad, ya que actualmente estamos bombeando 54 metros cúbicos de agua por hora, y la demanda actual es de 165 metros cúbicos, es decir, apenas tenemos una producción del 35% de la demanda”, detalla Reyes.


 


 

Compartir esta nota:

Twitter Facebook Correo